San Miguel Arcángel

En el Coro de la Iglesia de la Merced, en Quito, se encuentra una de las más bellas e impresionantes obras del gran pintor Boanerges Mideros. Es la representación de San Miguel Arcángel, el imponente príncipe de las Milicias Celestiales. Su mirada taladra con el poder del fuego purificador, mientras su pelo semeja también una flama que nace del corazón mismo del sol que extiende sus rayos sobre la cinta de oro que rodea la frente noble y resplandeciente del arcángel. Es un hombre de ceñera musculatura, casi labrada en cobre, es un ángel, cuyas alas apenas se adivinan, pues se confunden con la inmensidad apocalíptica del horizonte.san-miguel-arcc3a1ngel-2

Empuña frente así, irradiando el fuego del plexo solar, la espada traslúcida de su mando y su combate contra los poderes de los espíritus crepusculares.  Su sola presencia anuncia el poderío, el dominio espiritual y una belleza ultraterrena que nos conmueve el alma hasta las lágrimas.

Mideros reflejó en esta obra, al hombre y al arcángel que insurgen del propio núcleo de Dios, y a los que dotó de dominio y potestad para vencer al mal, para iluminar los caminos y crear al solo toque de sus manos las constelaciones y las estrellas, pues son un espejo luminoso del alma de la humanidad magnífica y eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s