Carta a mis nietos

Nietos-01

Porque sus ojos contemplan inocentes la maravilla inextinguible de la vida y su risa es suave campana en las tardes de viento y frío, cuando la neblina parece acongojarme. Porque sus manos pequeñitas acarician mi rostro como si en el estuviera contenido el amor del mundo entero y reclinan su cabecita sobre mi pecho, adivinando que mi corazón los ama y los amó más allá de la eternidad.

Porque en sus preguntas vigorosas y abiertas, las mariposas tienen alas transparentes, los unicornios coronan las montañas y el río es un caudal de luz que conduce al paraíso, porque su curiosidad me obliga a buscar y abrir para ellos muchos mundos nuevos insospechados y precisos; porque los gatos juegan a las escondidas con la luna; porque en sus risas la límpida imaginación del alma que va más allá de todo razonamiento se revela; porque son luz, estrella, mañana de sol espléndido, piel de durazno y de pétalo de rosa; porque en sus facciones claras y tiernas se revela toda la progenie de las que vienen y la mía propia y en esa piel hay un aleteo de un no develado misterio que me anuncia la eternidad y la posterioridad. Por eso y por tantas otras cosas, algunas inexplicables, otras contundentes como el trigo y el rocío, ustedes mis niños son el centro dorado de mi corazón y mi destino, son las letras de ésta carta que con humildad dejo bajo su almohada para que renazca palabra tras palabra en alguno de sus sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s