LA NOCHE MÁS OSCURA

Brama el viento azotando las hojas de eucaliptos que se estremecen una por una con sonidos de cristal fragmentado. Las montañas se recortan en la más profunda negrura mientras el canto ceremonial de las aves nocturnas convoca a la tormenta que desciende imponente desde las cumbres de los Andes.

La paja se estremece mientras la chuquiragua expande su extraño perfume emergido de las venas latentes de la tierra.

Los goterones helados se precipitan confundiéndose con el ruido de la cascada que lanza destellos fosfóricos mientras se precipite al vacío persiguiendo al tortuoso río que corre fatigado entre peñones inagotables.

La tempestad se desata magnifica e incontenible y de entre los nubarrones le acompaña el relámpago que ilumina la escena de sombras y latiguea al vacío convocando al cielo a demostrar su poder en el desgarramiento del trueno.

Todo es lóbrego, bizarro, bello. El corazón recóndito de la negrura palpita en tambor de terciopelo y húmeda paja, mientras del vientre de la noche, de su más inhóspita morada parece anunciarse la tímida y espléndida primera luz de la aurora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s