MUERTE EN MONTAÑITA

¿Será que en ocasiones las mujeres nos exponemos al peligro? ¿Será que la delincuencia crece de tal manera que sus víctimas sucumben ante ella? ¿Será que la muerte trazó ya su cita sangrienta e ineludible? Cuál sea la razón, la muerte de las dos jóvenes turistas Argentinas en Montañita, trajo una nueva y terrible presencia del femicidio. Jóvenes agraciadas, transcurriendo por la presurosa primavera de la vida, llenas sus almas del vigoroso impulso de la juventud, fueron tronchadas, descuartizadas, muertas. Dolor inmenso e imborrable para su familia, interrogantes, dudas, desesperación y el luto que avanza en negros nubarrones desgarrando su lluvia helada hasta calar el alma, más allá de toda desesperación.

Para nosotros, para todas las mujeres un tenaz y contundente golpe que nos obliga a abrir bien los ojos, a no confiar en extraños, a proteger nuestra integridad y vida, a no dejarse engañar por falsos amigos recién aparecidos, a sopesar con cautela los lugares a los que vamos y a comprender que nuestra mejor defensa es escuchar la profunda voz de la intuición que nos avisa certeramente del peligro que se cierne sobre nosotros. Las riesgosas aventuras, las redes que nos tienden de manera sutil o directa, el no catalogar bien lo valiosos que somos, puede significar la agresión física y sexual y en muchos casos la muerte. Cuidemos con amor de nosotros mismas. ¡No más violencia contra la mujer! La voz de todas nosotras lo proclama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s