LA MAESTRA INOLVIDABLE

Era una adolescente, cuando la vida colegial me destinó como maestra a Francisca Margarita. Francesa, llenando todos sus espacios con  su alegría de vivir, con su contacto diario con las jóvenes almas que veían en ella un referente del conocimiento del sentido agudo del humor, del compromiso con el conocimiento.

Severa, cuando tenía que serlo, sus intensos ojos azules nos calaban hasta el alma y descubría nuestros primeros pasos y dificultades y se adentraba en cada una de nosotras para ayudarnos a superarlas; nos indicaba con su voz suave y diligente el camino ancho y luminoso que se abría ante nuestras jóvenes vidas. Con canciones nos enseñó el francés y con la lectura infatigable el inglés del que nos reveló a sus mejores escritores.

Mezclaba con sabiduría la ciencia y el gozo , la alegría y el reposo del alma, la curiosidad por conocer y la tenacidad para aprender, la felicidad de ser jóvenes con la seriedad por avizorar un futuro que tendríamos que conquistarlo escuchando la intensa voz del alma y el sentido de la auténtica vocación……. nos abrió las puertas del arte y de la belleza y escuchó con atención nuestros propios pensamientos e inquietudes haciéndonos palpar lo valiosos y preciosos que eran y cristalizó para nosotras el esplendoroso objetivo de conquistar niveles espirituales que nos acercaran a nuestra propia e ineludible esencia.

Su nombre para mí, como para todas quienes fuimos sus alumnas es inspirador y sagrado y es la huella palpitante y viva de la maestra inolvidable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s