De niña a adolescente

Alta, espigada, morena con la piel de flor de sacuanjoche de Nicaragua, negros profundos y llenos de luz sus rasgados ojos y su brillante  cabello de caoba y canela, mi Sol Elisa, mi primera nieta cumple hoy doce años.  El encanto de la niñez, los juegos, las infantiles asperezas son hoy un camino recorrido que se pierde en el infinito, y hoy su ligero paso de gacelita inicia la ruta de la adolescencia con sus tristezas y alegrías, con la inquietud de la mujer que comienza a reflejarse y la primera vibración del amor que se anuncia en ella.

La bendigo, sangre de mi sangre, nueva generación que crece del tronco común de los Costales, con su luz y su sombra, con una intrincada historia que le viene en su herencia genética, con la magia y el poder de las abuelas ancestrales que desde hoy comenzaron a susurrar a sus oídos los consejos para la plenitud de la vida, para derrotar las sorpresas,  para escuchar la voz del alma que es la única y verdadera vocación. Mi niña es hoy  el prometedor capullo  que devendrá en magnificente flor,  la crisálida de la que emerge la mariposa  cuyas alas se unirán con el infinito.

Feliz Cumpleaños Sol Elisa, son tus 12 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s