Sembrando Vida

Días antes de que falleciera mi esposo, Nelson Serrano, en una de aquellas conversaciones en las que ya comenzaba a  entrometerse la muerte con su fardo de dolor,  él  me hizo prometerle que continuaría  con su tarea  de sembrar, sembrar árboles de especies nativas, maderables, ornamentales. Sembrar  recuperando cada espacio de bosque  devastado, los parques abandonados, las riveras de los ríos, las profundas quebradas. Sembrar vida para cuidar  la naturaleza, para preservar el agua, para salvaguardar el habitat de miles de especies en peligro. Sembrar para proteger la belleza del árbol, del bosque, del canto de la lluvia.

 13524543_265723863792838_4995008375374994403_n

Esta promesa la estoy cumpliendo pues es un compromiso de amor. En el Noroccidente sembramos, en la quebrada de San Antonio  sembramos, en los Colegios sembramos, en una gigantesca tarea que no puede decaer un solo día. Mi esperanza es la de formar un bosque luminoso a través  del cual pueda comunicarme con  el muerto adorado y volver a besar su frente  más allá de la eternidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s