Puerto Quito

puerto-quito

 

La profunda verdura del bosque tropical lluvioso dota a Puerto Quito  de la apariencia  de una nítida esmeralda bruñeda por los rayos del Sol. Sus enormes ríos Silenche, Caoni, Blanco  con sus antiguas corrientes  de misteriosas aguas verdes, besan sus recintos y los brillantes sembríos de cacao, palma, palmito y maracuyá.

 Miles de flores rojos recortan su esbelta silueta en el cielo gris  de sus inviernos, recibiendo en cada pétalo el beso suavecito  de la neblina que asoma sigilosa  sus dedos húmedos de seda, mientras  los pájaros  de las más variadas  tonalidades cantan entre  vuelos cortos picoteando  los dorados naranjos y las grávidos papayas.

Las cascadas se deslizan susurrando sobre milenarias piedras cobijadas por el musgo inmemorial y en pequeños lagos  los peces brillan  en sus escamas de plata y mineral. Los agricultores protegidos por botas de hule  y provistos de machete podan el cacao, cortan la hierba, abonan  los campos  abandonan los campos   y luego conversan sonrientes, unidos con la tierra, amparados en ponchos de agua por la lluvia…

el tiempo  para ellos se ha detenido en este escondido paraíso  de belleza inigualable . La vida parce ser más pura, más digna, más hermosa en Puerto Quito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s