Conversación con el ausente

Conversación con el ausente

a Nelson Serrano Reyes

 

He trazado a mi alrededor  un círculo feroz, para que nada pueda lastimarme, para que ni siquiera los ecos del pasado me mutilen toda esperanza, pues desde que te fuiste se abate sobre mí el enorme desamparo de la soledad del amor. Te he buscado incansablemente en cada salida del sol, ojalá alguno de sus rayos dorados taladrara mi corazón vacío para traerme el mensaje del tuyo que siempre fué la luz. O quizás los pestañeos tenaces de la luna me avisarían de anheladas palabras.

Creo, en ocasiones encontrarte descendiendo de la alta montaña, con tus manos colmadas de frutos, de jugosas moras, de tiernos capulíes, de mazorcas de maíz riendo en la plenitud de sus granos, o te escucho susurrarme apasionado  cuando los eucaliptos conversan y el ligero paso del viento  los estremece. O tal vez ya de mí te olvidaste, te lo dije cuando ayer fui a visitar tu Río Santa Bárbara, sedosa esmeralda líquida corriendo en ligeras  ondas, pero profundo e inescrutable  caminante como fue tu alma  adorada, el río en que tus cenizas se alejaron al mar de la eternidad. Me olvidaste?… yo no puedo hacerlo, porque tu palabra, tu recuerdo, tu nombre, son la única razón del tiempo que me queda. Comprendes?… ojalá éste sea el último día de la espera para volver a encontrarte, entonces  todos los arcoíris, las mariposas, las violetas, los jardines, la selva, las estrellas y los mares revivirán a mi muerto corazón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s